El individuo y la red

154La infraestructura provista por la red de redes ha permitido que los individuos dejen de ser receptores pasivos y se conviertan en elementos activos de una estructura dentro la cual se relacionan sin verse afectados por restricciones que antes imponía la existencia física del espacio y el tiempo. (Brey, 2009)

Anuncios
Publicado en fronteraseducativas, Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Docencia y aprendizaje en red

IMG_4391Algunas ideas que hoy vineron a mi mente al pensar sobre la promoción del aprendizaje en red desde la docencia a partir de la pregunta: ¿Cuándo podríamos decir que se está promoviendo el aprendizaje en red?

Aprender en red me remite a pensar en la creación de conexiones y flujos para la generación de significados sociales y personales; aprender en red me hace pensar en el  enriquecimiento de las redes sociales, de información y recursos de las personas para aprender. Desde esta idea muy básica la pregunta por cuándo se promueve el aprendizaje en red me conduce a tres ideas:

  1. Cuando se descentraliza la figura del profesor o mejor dicho cuando se genera un aprendizaje más participativo entre todos los que son parte del “grupo” a través de situaciones de aprendizaje que generan relaciones más horizontales de práctica, intercambio, reflexión, diálogo. El grupo es el la unidad donde se procura y la participación horizontal la vía para el activación de la red-clase.
  2. Cuando las paredes del aula se vuelven porosas es decir, cuando se da lugar a una extensión de los flujos de comunicación y construcción más allá del grupo-clase. De diversas maneras, se da lugar a la voz de otros expertos, aprendices. Se amplían los recursos, las personas, los servicios de quien se aprende, se estimula con ello la ampliación de la red-clase. Aquí parece cobrar fuerza el objeto de aprendizaje, de qué se aprender como movilizador para la creación de conexiones.
  3. Cuando se potencian los entornos personales de aprendizaje. Aquí los alumnos extienden sus conexiones, interacciones, recursos, modos de aprender  gracias a las oportunidades y estímulos que da el curso. El curso da cuerda para que el alumno siga tejiendo desde sus propios hilos. El curso es aquí un estimulador de la ampliación y enriquecimiento de redes-personales. Los estudiantes clarifican, enriquecen esto que es o va siendo “lo suyo” en un cierto momento.   Me aparecen aquí los proyectos personales o de grupo donde hay un buen margen de decisión de los estudiantes y donde se trabaja en periodos de al menos un semestre con una fuerte motivación intríseca.

No veo lo anterior como niveles, ni secuencias, son simplemente tres configuraciones en las que puedo reconocer aprendizaje en red con un cierto modo y alcance. Estas configuraciones están asociadas a condiciones curriculares, institucionales, competencias docentes y de los aprendices, por nombrar algunas que en este momento tengo presentes quizás porque en ellas encuentro grandes desafíos y tesnsiones.

Dejo estas ideas, sin antes hacer notar que no aparece en mi entrada una alusión a tecnologías de información y comunicación, no porque estén excluidas sino porque no están en el centro cuando hablo de aprendizaje en red.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Explorando una Red de Educación Alternativa

Como parte de las actividades de EduPLEmooc se hace la invitación a seguirle la pista desde twiter a alguna o algunas organizaciones educativas para mirar el estilo de participación.

Rescato brevemente la experiencia.

Lo primero que me apareció fue la pregunta ¿Organización educativa?¿cabe en esto una red? Lo primero me remitía a una unidad, de menor tamaño y menos porosidad. Lo segundo me parecía que podía integrar diversas organizaciones o simplemente personas. Me incliné por lo segundo, en parte por mis intereses y porque son las que tuve presentes.

Exploré REEVO que es una Red de Educación Alternativa. En Twitter está como @ReevoSocial  Lo que noté es que el uso que hacen de Twitter es de difusión y que, al parecer tienen una manera automatizada de hacer. Lo que publican en su sitio http://reevo.org/ se difunde por Twitter con un formato estandarizado. También hacen algunos retwiteos de otros. Los Twits contienen siempre o casi siempre ligas a espacios de su sitio y aquí la producción es muy rica y llena de contenidos interesantes. El Twitter es entonces un espacio de visibilización y sobre todo de invitación para ir a donde está el corazón de la red por llamarlo de alguna manera.

Esto me llevó a pensar en la idea de capas de participación, en espacios de participación-producción diferenciados en la red, en funciones distintas de las aplicaciones para dicha red.

Seguí algunos de los links generados en Twitter de manera rápida y sin mucho detenimiento por falta de tiempo pero encontré dos cosas que llamaron muchísimo mi atención. La primera fue la tremenda importancia de compartir prácticas-experiencias de educación alternativa, reales, concretas que están en marcha con un esquema común de recuperación sencillo, claro y atractivo, rescatando lo que se hace y cuál es la apuesta, el sentido de eso que se hace. Lo segundo que me llamó mucho la atención es la posibilidad de sumar, aportar contenidos de parte de diversos nodos para enriquecer dicha red. Particularmente, el mapeo de experiencias de educación alternativa es un espacio que me resultó muy valioso.

Otras cosas que me llaman la atención de lo que vi:

  • Un espacio vivo, lleno de actividades, novedades.
  • De gente claramente comprometida desde su hacer en la educación alternativa. Un objetivo compartido. Los que están ahí tienen un compromiso de vida con este tema.
  • Combinación entre reflexión y práctica
  • Una red presencial y virtual. Hay mucho trabajo analógico, en las comunidades, en reuniones cara a cara. La red y los lazos se hacen con distintas presencias.
  • Hay un saber y un hacer tecnológico muy bueno que soporta esta red de personas. Modos de inscribirte a eventos, la combinación de geolocalización, etc. etc. Uff. Quisiera poder hacer estas cosas.

Seguimos…

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Conectando ideas… sobre tejer redes para aprender

En estos días, tuve la oportunidad de leer algunas entradas blogs de los participantes del Taller Tejiendo redes de aprendizaje (TRAL 2015) es las que hablan de su proceso de la identificación y ampliación de su Ambiente Personal de Aprendizaje (APA). También participé en la segunda sesión sincrónica de TRAL y, por otra parte, estuve leyendo material del Dr. Cristóbal Suarez Guerrero sobre el tema de la educación, el aprendizaje y las redes. Estos tres elementos me han llevado a pensar algunas cosas.

El miedo y la reserva

Es común entre colegas sentir cierto miedo de entrar a este asunto del aprendizaje en red en la Red, este sentimiento coexiste con otros como el  gusto -en el que me detendré más delante-. Me pregunto por qué. Por una parte, está el miedo a ahogarse en esta inmensidad de información (Blog de Mónica Márquez), de herramientas, a no poder lograr lo que el curso ha demanda, a no ir al ritmo esperado, a perder algo que es valioso para nosotros como es la privacidad. Como dicen los psicólogos, el miedo sirve para algo, nos alerta y nos pone en condición de acción, nos pone atentos a la definición de estrategias que nos permitan navegar en la ola sin ahogarnos y sacándole provecho, nos ayuda a una participación con intención en la que nos aparece la pregunta de qué quiero compartir, qué no, para qué. El sentimiento de miedo o la reserva inicial seguramente pasarán, pero me parece importante mantenernos atentos de nuestro propósito para guiar nuestro hacer en la Red para aprender, con esa actitud crítica ante lo que nos vamos encontrando.

El gusto

En la charla sincrónica, el gusto de entrarle a tejer y aprender en red fue expresándose de diversas formas. Este gusto también se asoció al autoconocimiento. Antonio, Vanessa, Eli, Mildred, Ana Cynthia y otros expresaron, de alguna manera, que en el ejercicio de representar el APA te descubres en la posibilidad de ser y hacer, te reconoces como un proyecto en construcción, inacabado, abierto, continuo. También reconoces tu dimensión social. Materializas, a través de un dibujo, ese “nosotros” que eres. Valeria Dimanche utiliza la imagen de piezas de un rompecabezas para referirse a esos otros que nos van aportando conociidentidadmientos y que van ayudándonos a ser lo que ahora somos.

La experiencia del entramado

La dimensión social tmbién queda expresada por varios TRALeros (entre ellos Linda) desde la importancia de “compartir” para tejer redes de aprendizaje. Ese compartir destaca la vivencia de la Red como espacio mediado tecnológicamente en el que se dan formas de acción social y educativa distintas –y hasta contradictorias– a la cultura de la interacción escolar. (Suárez, 2013)

Aprender en red remite a ir experimentando esos flujos de comunicación más horizontales y multidireccionales, en los que se saca jugo de la diversidad de referentes y competencias de los participantes para ir tejiendo esa reflexión colectiva a través de las conversaciones distribuidas (en los blogs, en el grupo de GooglePlus, en las sincrónicas) Las actividades en TRAL favorecen, desde la experiencia de la producción y conversación mediada tecnológicamente la vivencia de Internet más que un conjunto rico de herramientas como esa “interfaz de desarrollo sociocultural que no sólo enmarca la acción formativa (…) que la arraiga en un proyecto comunicativo propio donde las personas piensan y actúan en red” (Suárez,2013:23) La experiencia lleva a ir probando, viviendo la estructura colaborativa que entraña internet, que parece ir más “ad hoc” con la naturaleza social de aprender que los sistemas educativos muchas veces contradicen. Qutejido-social-valenciaizás ahí es donde se entiende el gusto que va dejando la experiencia de recorrer TRAL, gusto asociado a la participacin en un entorno sociocultural abierto, con herramientas culturales que permiten un entramado reticular de interacción y no un proceso lineal, único donde van dándose posibilidades para que el sujeto vaya bordando sobre la definición de qués, cómos, cuándos, con quién(es)… aprender.

__________

Imágenes tomadas de:
http://angherdig28.blogspot.mx/2010/10/identidad-digital.html https://buscandocomienzos.wordpress.com/2013/06/24/tejido-social-valencia/

Publicado en Aprender en red, TRAL | Etiquetado | 6 comentarios

Voces de TRAL en Primavera 2014

IMG_4391El cierre de TRAL en su emisión Primavera 2014 fue oportunidad para repasar algunas de las reflexiones y conversaciones suscitadas en estas semanas. En el repaso, tomé algunas notas que me sirven para agradecer los aportes, para apoyar mi memoria y con suerte, para motivar  la conversación.

Lo que observo en TRAL es un conjunto de escenarios de actividad que invitan al autoanálisis, al diálogo reflexivo y que colocan en situación de proyectar la acción para caminar hacia el reconocimiento y enriquecimiento del propio ambiente de aprendizaje personal y profesional (APA Y APAP). Aunque el factor tiempo, siempre se expresa como la limitante principal, voy encontrando otros elementos importantes: las preguntas e intereses que traen consigo los participantes y que se van reflejando en sus entradas, conversaciones en blogs y en las sesiones sincrónicas, también la disposición para adentrarse en uno mismo para mirarse críticamente y compartir con honestidad esos hallazgos, para dejarse tocar por las voces de otros. (Ejemplo) La apertura afectiva tanto como la cognitiva tiene lugar. Los resultados se van concretando en estrategias de intervención del APA y APAP.

Aprender en TRAL implica involucrarse, en la medida del deseo y recursos personales, en ese conjunto de escenarios, lo que da lugar a una participación marcadamente diferenciada entre los participantes y a un TRAL diferente cada vez.

 

Algunas de las piezas reflexivas que me deja este TRAL
• Leer a Verónica Ojeda, Diego Amato, Gaby Castro, Pilar López, Irene Vélez me reitera el potencial de los ejercicios de representación de nuestros ambientes de aprendizaje para descubrirnos a nosotros en relación. La mirada autocrítica de nuestros APA, la reflexión metacognitiva facilitada por dispositivos analíticos (en este caso provistos por TRAL) va posibilitando la visualización de líneas de acción para participar de nuevas maneras en la Red (más activos, creadores de mensajes, con nuevas narrativas, con nuevas herramientas) tanto en lo personal como en lo profesional.
Todo esto a nuestro modo, a nuestro ritmo y hasta disfrutando de ello. Ideas sencillas o no tanto, van surgiendo como resultado del ejercicio creativo intencionado de enriqueciendo de nuestro APA O APAP, imaginando nuevas interacciones en nuestro futuro casi siempre inmediato (Ejemplo de ello, Adriana Patricia)

• Irene Vélez coloca la tarea de lo que nombra “enraizamiento”, que entiendo como robustecimiento de las propias redes a través de relaciones no efímeras, más largas y cargadas de significados -señala Gabriela Ortiz-, de flujos constantes –destaca Ninfa Pérez-. No basta la conexión, las conexiones muertas o silenciosas no tejen red, no son red y ella misma nos habla de enriquecer las propias redes de aprendizaje como un proceso expansivo intencionado. Los cambios en nuestro entorno laboral son oportunidades para seleccionar, profundizar las relaciones en esas redes.
En la misma línea, Francisco Morfín subraya en sesión sincrónica de cierre TRAL que no basta con conectarnos, hay que ir más allá, enredarnos con otros: compartiendo, conversando, imaginando, creando y al hacerlo, van resultando nuevas cosas que no nos habíamos propuesto o imaginado, vamos descubriendo nuevos sentidos, porque vamos siendo junto con otros, en ese proceso, nos vamos reinventando.
El enredamiento conlleva un dinamismo que escapa al yo, tal vez es el “nosotros” al que alude Gabriela Ortiz  en las interacciones de quienes son parte de una comunidad.

• La figura de visualizarnos como “puentes conectores” de redes a diferentes escalas (local, internacional por ejemplo) que plantea Irene me resulta sugerente. ¿Es un rol que cobra relevancia hoy como parte de ser académico? Son los proyectos de investigación, las preguntas o temas propios un elemento orientador para la búsqueda y sostenimiento de conexiones además de elementos valorales, emocionales que juegan en el proceso. Hablamos de formas de construcción de relaciones en las redes para aprender a lo largo de cierto tiempo y juntos.

Verónica, Gabriela Ortiz, Gustavo Huerta comparten ejemplos de comunidades. En ello descubro lo valioso que puede ser rescatar la propia experiencia de participación en comunidades para mirarlas con calma e identificar cómo funcionan, qué aportan, qué las hace tales. Preguntas surgen ¿cómo se  pueden dinamizar?

Pilar Zermeño, Verónica Ojeda dan cuenta de su búsqueda permanente por formas de aprovechar la red para aprender. Pilar recalca “con el propósito” y no con la herramienta por delante. Yo sumo, aunque el propósito vaya cambiando incluso a raíz de la relación con la herramienta. Pilar nos dice con claridad que se requiere eliminar barreras mentales personales, pensamientos obstaculizadores. Coincido, parece sencillo pero no lo es o al menos, en mi experiencia, no lo ha sido.

• Verónica Ojeda nos muestra el deseo y el empeño esperanzado por lograr construir redes que no se restrinjan a contextos locales complejos, en este sentido, Internet presenta condiciones para acercarnos y concretar proyectos que sobrepasan distancias y abren oportunidades antes impensables como aprendices.

Zermeño y Morfín reafirman que el reto de tejer redes es un reto de construir nuevas maneras de convivir, que implican descentramientos profundos en nuestra docencia, nuestro trabajo con otros pares académicos, de nuestro estar en el mundo.

Sabemos que enredarse para aprender en red no es tarea de 9 semanas, la experimentación sigue más allá de TRAL. Pilar López  expresa  en una de sus entradas “TRAL me empuja, como sin querer, hacia nuevas áreas y nuevas formas de hacer que las cosas sucedan…” depende de nosotros conservar, aprovechar ese impulso.

¡Gracias a todxs lxs TRALerxs por sus aportes!

Publicado en Reflexión | Etiquetado , | 3 comentarios

Mi cosecha en TRAL (parte 2)

¿Qué aprendí en TRAL? Entre mis aprendizajes principales identifico:

  • El reconocimiento de mi ambiente de aprendizaje personal y profesional. Fortalezas, aspectos por mejorar y acciones para irlo haciendo.
    • Logré identificar acciones concretas que permiten o favorecen ser un constructor activo en la red. Por ejemplo: reconocer, valorar y dejarte guiar por un impulso personal que puede ser una pregunta, necesidad o gusto; hacerte presente en los espacios de la red expresándote, comentando y respondiendo comentarios, dando aviso de tu actividad, recomendando, etc.
    • Usar tecnología para apoyar todo lo anterior (notificaciones, Twits)
  •  Logré reconocer condiciones importantes para tejer redes, como es la confianza en uno y en el otro. Me parece que esto no es sencillo, requiere tiempo y también parece un resultado del intercambio mismo de la red. La generosidad y el reconocimiento de las voces de otros que resuenan y ayudan a generar la propia. La disposición y apertura para sorprenderme y encontrar novedades, de valoración ante el pensar y decir del otro, colocarme en modo de duda respecto de las certezas o ideas propias y ajenas.
  •  Conocí un modo de diseñar  y acompañar experiencias para aprender en red que anima la producción personal, la conexión, la interacción para repensar, replantear, resignificar lo de uno y potencialmente, lo del otro.
  • Reconocí lo complejo de aprender a través de un MOOC debido al reto de generar ciertas rupturas personales. Asumir que hay conexiones potenciales interesantes que no se logran y que la cosa no acaba ahí (me refiero a un taller o curso), las redes, los vínculos para realmente constituirlos como nodos de tu red, deben trascender.

¿Qué me resulta interesante o  valioso de esta modalidad de aprendizaje?¿Por qué considero que vale la pena participar en experiencias como TRAL?

  • Lo masivo que multiplica la diversidad, las oportunidades de encontrarte con otros que son distintos en culturas, perspectivas, saberes pero comparten algún interés contigo.
  • La libertad de caminos para la interacción. Por ejemplo, yo decido a quien leo, a quien respondo.
  • Cierto margen de flexibilidad en cuanto al ritmo de participación, que ofrece al aprendiz la oportunidad de procesar, reaccionar según el tiempo que se va requiriendo para ello.
  • La facilidad que da el mismo medio para visibilizar las influencias o ideas de otro que le van a uno ayudando a generar las propias, esto a través de los links a  páginas de otros,  lo que también posibilita la identificación de nuevos posibles nodos para tu red.
  • La memoria pública, que también ayuda a lo anterior.
  • La sincronía a través de la videoconferencia “modo TRAL” (con sesiones de conversación con alto grado de intervención de los participantes) que genera el encuentro con el otro, produce una cercanía que moviliza afectos, que construye sentido de grupo y la posibilidad de bordar reflexión colectiva de manera ágil.

Con lo dicho antes me parece que este tipo de experiencia formativa es un entrenamiento para avanzar en la capacidad para aprender de manera autónoma en la red. TRAL en este sentido, representa un escenario abierto pero guiado, un paso importante para experimentar en carne propia cómo son las prácticas de tejer para aprender. Ofrece una primera ejercitación que sirve como base para continuar el esfuerzo de tejer las propias redes personales que trasciendan un taller que tiene un inicio y un fin, hacia un aprendizaje con otros de manera permanente y cotidiana a lo largo de nuestras vidas.

Publicado en Uncategorized | 14 comentarios

Mi cosecha en TRAL (parte 1)

En el marco del Congreso Iberoamericano de Aprendizaje mediado por Tecnología 2013  (CIAMTE) se desarrolló una mesa de conversación entre estudiantes en un proceso de formación en o con la red. Tuve el honor de ser invitada a participar compartiendo mi experiencia como aprendiz en el taller Tejiendo Redes de Aprendizaje en línea en marzo 2013. La mesa se puede ver en este video. Aquí les comparto la primera parte de las notas que elaboré para participar en la mesa: ¿cómo aprendí en TRAL? ¿Qué  obtuve de la experiencia? ¿Por qué me parece que valen mucho la pena este tipo de experiencias de aprendizaje? Procuro responder la primer pregunta en esta entrada

En TRAL aprendí a través de una extensa y nutrida conversación que implicó un ir y venir entre la reflexión personal y la colectiva.
Esta conversación fue promovida través de escenarios de actividad semanales que contenían elementos como 1provocadores como videos, ejercicios de representación, preguntas de reflexión y una invitación constante a la interacción para ir tejiendo múltiples conversaciones sobre la base de lecturas a blogs, sesiones sincrónicas a través de aula virtual, participación en Twitter y en la comunidad G+. Actividades que, puestas como desafíos, subrayaban el sentido de hacer esto o aquello y ofrecían un margen de libertad sobre cómo hacer, con qué herramienta, animando la producción personal creativa.
En TRAL me encontré estimulada al intercambio basado en la confianza. Escribir y compartir lo propio, leer lo de otros y comentar, fueron prácticas valoradas y muy importantes para la construcción del tejido de redes para aprender. El mensaje constante era “anímese a…”, todos estamos experimentando y aprendiendo juntos.

Llegué a TRAL con mucha disposición a disfrutar y a seguir las piscomo 2tas que iban colocando los colegas. Yo gocé y aproveché la diversidad de estilos, saberes, competencias. Expresé lo mío y comuniqué en la red lo que me iban aportando los compañeros.
Me propuse no descartar ideas de entrada y dudar de las propias, como un modo de cultivar la apertura y conexión.
También exploré nuevas formas de relación y organización personal para aprender. Esto no me fue fácil. Inicié con un deseo de tener mucho más control, exhaustividad y orden (quería una lista de los blogs para ir revisándolos ordenadamente cada día y con la expectativa de seguir a todos primero, luego a un núcleo grande de mayor afinidad sin embargo, fui asumiendo el caos de la experiencia y mis limitaciones para vivirla de acuerdo a un plan prefijado. Cambié esta aspiración de abarcarlo todo por una selección un tanto azarosa para el encuentro -a mi parecer más pausado y reflexivo- con la palabra y pensamiento del otro.
Enfrenté el reto de un diversas habilidades que requirió esta forma de aprender, entre ellas: escribir mi pensar a un cierto ritmo y con el esfuerzo de ser clara, la atención simultánea a través de múltiples medios y canales (las sesiones sincrónicas fueron un reto para mi en este sentido), la capacidad de síntesis, la recuperación e integración de ideas que estaban dispersos por la red. Esto último fue llamado por algunos TRALeros como la conexión y digestión cognitiva. Las notas compartidas por otros participantes fueran una manera tangible de constatar la cooperación en la red.

Continúo en la siguiente entrada.

Publicado en Reflexión | Etiquetado , | 1 Comentario