Cómo se aprende en TRAL

En el blog de Nilda he tenido la oportunidad de leer su utopía y su cuestionamiento  sobre  el modo en que hoy las instituciones educativas ofrecen sus programas de formación, a través de parcelas que segmentan el conocimiento. Este modo lo contrasta con lo que ha venido observando en TRAL

“…lo interesante que me ha parecido el observar como cada vez las entradas, de cada uno de los participantes, han ido echando mano de recursos teóricos, analogías y referencias a distintas obras (de arte, musicales, etc) para complementar o fundamentar su reflexión.  Es como si se creara una sinergia que impulsa a los participantes a tejer la cotidianidad con la teoría”

Coincidí con ella en lo interesante que resulta observar lo que provoca la propuesta formativa. Va motivando la elaboración de conexiones cognitivas personales (y hasta afectivas), ayuda a traer a cuenta lo que sé de múltiples campos de conocimiento a través de recursos como los que menciona Nilda. Uno se expresa sin dejar fuera lo que sabe, lo que es, a su modo, poniendo en juego datos de su propio contexto. En TRAL aprendes palabrascon todo lo que eres, sabes e ignoras, lo que difere de nuestras experiencias de aprendizaje por medio del curriculum convencional.

A lo que me invita la reflexión fue a analizar cuáles son los ingredientes clave puestos en el diseño TRAL que posibilitan que esto ocurra y qué pudiera ser transferible cuando se trata de promover otro tipo de competencias.

Esto es lo que fue apareciendo:

  • Un escenario centrado en la conversación, actividades flexibles que destacan el sentido y ofrecen un margen de libertad, guían, dicen hacia donde y para qué, no pre-escriben.
  • Un sistema tecnológico que integra herramientas para favorecer la difusión automática de la producción personal y que hace que ésta llegue a cada TRALero con muy poco esfuerzo.
  • Un ambiente que, por los materiales y la facilitación de líderes, estimula y fomenta la diversificación de ideas y el intercambio basado en la confianza y en la premisa de que todos tenemos algo valioso que decir y que todo lo dicho tiene un valor para la persona y para el colectivo-red.
  • Un ambiente que reconoce la heterogeneidad en los aprendices, en sus puntos de partida como realidad y no como problema. Aparece entonces una red humana, cercana para apuntalar, dar soporte, servir de andamiaje a aquellos que dicen ¡ehhh necesito ayuda! (los talleres iniciales por ejemplo) Un lema que se antoja como ¡que nadie se quede fuera por falta de un dominio técnico!
  • Un contenido que pareciera no tan importante porque no es el protagonista, pero sí un gran dinamizador inicial de la reflexión. Muy bien seleccionados y elaborados, de valor, ricos en contenido y en un formato ágil (el video)

Sirve pues la reflexión de una querida compañera para colocar la propia mirada desde una de las preguntas que me trajo a estos lares ¿qué caracteriza la propuesta formativa TRAL? ¿Cómo propone aprender en red? Es una lista inicial. Excelente si se suman ideas para que esta lista vaya creciendo o incluso replanteándose. Queda hecha la invitación.

Seguimos.

Anuncios

Acerca de Liliana García

Universidad ITESO. Miembro del Centro de Aprendizaje en Red
Esta entrada fue publicada en Aprender en red y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cómo se aprende en TRAL

  1. natachacp dijo:

    Hola Liliana!
    Admiré el poder de síntesis de esta entrada, en que que por medio de tus observaciones, explicitaste “qué nos pasa” a los que vamos haciendo rodar TRAL. Reflexiono que si lográramos juntos expandirnos en el otro: permitir la reflexión y la escucha en cualquier ámbito en el que estemos tenderíamos a hacer un mundo un tanto mejor. El tema es que aprendimos a estar cada vez más individualizados, “haciéndonos a nosotros mismos” y olvidándonos de aquellos en su dimensión humana, que transciende incluso la red. Por eso pinta bien TRAL.

  2. danocb dijo:

    Hola Liliana:

    Como siempre tú logrando plasmar concretamente tantas ideas (cosa difícil de lograr en lo personal)…

    Coincido en tus puntos. Y añado, encontrar al otro en este camino, no a tra vez del ¿qué? si no el ¿por qué? TRAL.

    Gracias Liliana!

Te invito a hacer un comentario aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s