Mi cosecha en TRAL (parte 2)

¿Qué aprendí en TRAL? Entre mis aprendizajes principales identifico:

  • El reconocimiento de mi ambiente de aprendizaje personal y profesional. Fortalezas, aspectos por mejorar y acciones para irlo haciendo.
    • Logré identificar acciones concretas que permiten o favorecen ser un constructor activo en la red. Por ejemplo: reconocer, valorar y dejarte guiar por un impulso personal que puede ser una pregunta, necesidad o gusto; hacerte presente en los espacios de la red expresándote, comentando y respondiendo comentarios, dando aviso de tu actividad, recomendando, etc.
    • Usar tecnología para apoyar todo lo anterior (notificaciones, Twits)
  •  Logré reconocer condiciones importantes para tejer redes, como es la confianza en uno y en el otro. Me parece que esto no es sencillo, requiere tiempo y también parece un resultado del intercambio mismo de la red. La generosidad y el reconocimiento de las voces de otros que resuenan y ayudan a generar la propia. La disposición y apertura para sorprenderme y encontrar novedades, de valoración ante el pensar y decir del otro, colocarme en modo de duda respecto de las certezas o ideas propias y ajenas.
  •  Conocí un modo de diseñar  y acompañar experiencias para aprender en red que anima la producción personal, la conexión, la interacción para repensar, replantear, resignificar lo de uno y potencialmente, lo del otro.
  • Reconocí lo complejo de aprender a través de un MOOC debido al reto de generar ciertas rupturas personales. Asumir que hay conexiones potenciales interesantes que no se logran y que la cosa no acaba ahí (me refiero a un taller o curso), las redes, los vínculos para realmente constituirlos como nodos de tu red, deben trascender.

¿Qué me resulta interesante o  valioso de esta modalidad de aprendizaje?¿Por qué considero que vale la pena participar en experiencias como TRAL?

  • Lo masivo que multiplica la diversidad, las oportunidades de encontrarte con otros que son distintos en culturas, perspectivas, saberes pero comparten algún interés contigo.
  • La libertad de caminos para la interacción. Por ejemplo, yo decido a quien leo, a quien respondo.
  • Cierto margen de flexibilidad en cuanto al ritmo de participación, que ofrece al aprendiz la oportunidad de procesar, reaccionar según el tiempo que se va requiriendo para ello.
  • La facilidad que da el mismo medio para visibilizar las influencias o ideas de otro que le van a uno ayudando a generar las propias, esto a través de los links a  páginas de otros,  lo que también posibilita la identificación de nuevos posibles nodos para tu red.
  • La memoria pública, que también ayuda a lo anterior.
  • La sincronía a través de la videoconferencia “modo TRAL” (con sesiones de conversación con alto grado de intervención de los participantes) que genera el encuentro con el otro, produce una cercanía que moviliza afectos, que construye sentido de grupo y la posibilidad de bordar reflexión colectiva de manera ágil.

Con lo dicho antes me parece que este tipo de experiencia formativa es un entrenamiento para avanzar en la capacidad para aprender de manera autónoma en la red. TRAL en este sentido, representa un escenario abierto pero guiado, un paso importante para experimentar en carne propia cómo son las prácticas de tejer para aprender. Ofrece una primera ejercitación que sirve como base para continuar el esfuerzo de tejer las propias redes personales que trasciendan un taller que tiene un inicio y un fin, hacia un aprendizaje con otros de manera permanente y cotidiana a lo largo de nuestras vidas.

Anuncios

Acerca de Liliana García

Universidad ITESO. Miembro del Centro de Aprendizaje en Red
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Mi cosecha en TRAL (parte 2)

  1. Hola Liliana, luego de leer tu reflexión sobre tu cosecha en #TRAL, coincido en muchos aspecto que planteas, podría resumir que #TRAL ha logrado en nosotros fortalecer competencias como la autonomía e iniciativa, el convivir en red y potenciar nuestra inteligencia Interpersonal, muy a gusto de participar con personas con algo en común, que es el de aprender durante toda la vida

  2. Blanca Parra dijo:

    Hola, Liliana! Pues sí que das cuenta de un montón de aprendizajes.
    Tu comentario sobre “reconocer, valorar y dejarte guiar por un impulso personal que puede ser una pregunta, necesidad o gusto” me parece muy valioso. Es cierto, en ocasiones sofocamos ese impulso personal cuando se da en contextos distintos a los que mencionas, y nos privamos de un montón de experiencias ricas en aprendizajes y posibilidades. Y la confianza en uno mismo y en quienes nos acompañan, es fundamental.

    Muy grato leer tu blog. Saludos.

    • Gracias Blanca por pasar por acá y comentar.
      De acuerdo con lo que dices. Hace un rato leía a Andrea Landella de #TRAL que escribe con toda claridad al respecto:
      “.. tengo el cerebro taladrado con que se aprende en instituciones propiamente dichas, no haciendo cosas que nos interesan. Y, pensándolo bien, aprendemos muchísimo en estas actividades, sin darnos cuenta. Y eso es valioso” http://aprendizajesenredados.blogspot.mx

      • Blanca Parra dijo:

        Buenos días!
        Cuando mi hijo estaba en la prepa (Tec de Mty, León) y quería yo cambiarlo de escuela me dijo algo muy sensato “Este es mi espacio de socialización y estoy aprendindo cosas que para mí son valiosas; y no quiero dejar a mis amigos”. Y era cierto. Todo lo demás lo ha aprendido de otras maneras.

        Que tengas un lindo día.

        • nicktral dijo:

          O sea, para Andrea y el hijo de Blanca, se articularon en el contexto supuestamente formal una serie de aprendizajes informales!!
          Cada vez que reflexiono sobre el eje formal/no-formal/informal, me parece que es una manera poco util de clasificar aprendizajes. Habrá que reflexionar más!
          Gracias por la reflexión Blanca.
          Y gracias Liliana por el post. Una cosecha riquisíma!!

          • Blanca Parra dijo:

            Saludos, Nick. Creo que toda calificación de alguna manera separa y disocia. En este momento, intentar separar mi red profesional de mi red de amigos es muy difícil, salvo contadas excepciones.

            Saludos!

          • Hola Nick,
            Tu comentario me invita a preguntarme ¿para qué los clasificamos? El entorno de aprendizaje parece ser cada vez más ser uno global. Creo que la clasificación habla más de un problema y de nuestra incapacidad de resolverlo. Me refiero al sistema formal. ¿Cómo la ves tu?

        • Hola Blanca que tal. Pues he dedecirte y todos pasamos por eso, que uno de niño se las sabe todas. Lo de cosas que para tu hijo son valiosas era un arma para que no lo cambiaras de institución. Yo hubiera dicho lo mismo aunque no fuera cierto, aunque en realidad hubiera agregado mas cosas como: “El ambiente de aquí es lo mejor, me siento tan cómodo que espero no me afecte el cambio a otro lugar, y sea aceptado al igual que aquí. Además mis amigos y maestros me hacen sentir como en casa”.

          Saludos

          • Blanca Parra dijo:

            Y sin embargo tenía razón. Antes lo había cambiado (en la primaria y después en la secundaria, por no hablar del cambio de ciudad y lo que eso implica, en quinto año). Valorando las opciones, decidí dejarlo en el Tec (para beneplácito de las autoridades, además). Ya en la carrera él mismo se cambió a la Ibero. En la prepa del Tec viajó mucho y aprendió actuación, escenografía, a manejar grupos, y un montón de otras cosas que ahora le sirven mucho en su trabajo. Creo que fue bueno.
            Saludos.

  3. Me pareció muy interesante lo de la confianza para crear vínculos, eso es cierto pero para nada absoluto, como tampoco lo más frecuent; pero considero que tu comentario tiene más poder en lo presencial.

    En lo virtual, una muestra a lo que digo es precisamente este curso. Yo por ejemplo he de decir (y espero que no moleste a nadie, pero eso dependerá de la apertura de cada quien) que ninguno de los que están en TRAL se ha ganado mi confianza, ya que en lo personal eso es dificil, y menos en un medio virtual en el que no conoces a fondo a las personas. Varios son por ahora mis conocidos. Lo que si es cierto es que esa “falta de confianza” no es barrera para comunicarme. Yo por ejemplo te escribo sin dudarlo (y a muchos otros también les he escrito durante este curso y sin conocerlos), probablemente pienso un momento los términos que utilzaré, pero no por ello dejo de escribirte.

    Saludos.

    • Hola Emerson,
      La confianza la entiendo como la creencia positiva en que el otro (persona, grupo) actuará de manera favorable para cierta situación. Algunos señalan que “La confianza es la seguridad o esperanza firme que alguien tiene de otro individuo o de algo” “… es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de otro” (Laurence Cornu) Tiene que ver con la suspensión de incertidumbre ante la actuación de los otros que ayuda a que las relaciones personales fluyan.

      Yo he experimentado un ambiente en TRAL creado por los participantes que me ha permitido hablar de mí, de mis primeras ideas sobre algo (corazonadas), de ideas en proceso que van acompañadas de dudas, preguntas; he compartido aquello que reconozco como débil en mí. He constatado que otros también lo han hecho, otros que se han revelado con toda honestidad como personas en proceso. Esto ha favorecido enormemente mi proceso de aprendizaje.

      Yo considero que la construcción de confianza es algo que no es propio de lo presencial o de lo “en línea” sino de las dinámicas que se crean en ciertos escenarios de interacción. TRAL es un escenario, con un diseño que la favorece, con disposiciones y actuaciones en los participantes que, desde mi punto de vista, la van construyendo.

      ¿Cómo se construye en TRAL la confianza? Me resulta una pregunta interesante. Ayer en la sincrónica (13 de noviembre) http://reaprender.org/tral/archivo/ se aludía al tono del diálogo por ejemplo. Hay escrituras, comentarios en blogs o sincrónicas que llevan por delante una calificación o juicio al otro, una certeza que me parece que cierran el diálogo, otros en cambio, que reflejan empatía, un deseo de pensar y repensar juntos, con la idea de que no hay verdades acabadas y que todos estamos aprendiendo. Me quedo con estas últimas como formas de ir construyendo confianza, actuaciones que involucran el plano de la sensibilidad hacia el otro e incluso afectividad.

      Coincido contigo en que no hay absolutos y que lamentablemente la construcción de la confianza en procesos de aprendizaje tampoco es lo más frecuente. Difiero, como dije antes, en lo relativo a lo presencial; en todo caso, estamos más familiarizados con ese espacio para procurarla. Y sí, la confianza lleva tiempo, involucra más que ideas y cuando la hay tenemos la fortuna de explorar puertos distintos.

      Saludos,
      Liliana

  4. Hola a todos: la conversación la inició Liliana pero siguió con varios interlocutores por lo visto.
    Me gustó mucho esto de la confianza y de la generosidad. Algo que a mí personalmente me parece fundamental a la hora de enseñar y aprender es eso, confiar en el que enseña algo y tener la generosidad de compartir caminos y estrategias.
    Muchas gracias por compartir.
    Saludos!
    Andre

Te invito a hacer un comentario aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s